sparkler-677774_1280

Este tipo de intervención va destinada a aquellos niños en edades comprendidas entre 5 y 10 años en infancia y entre 11 y 17 años en adolescencia. En este tipo de terapia destinada a menores, se necesitará de la colaboración de los padres o tutores para favorecer un correcto desarrollo. En tal caso, podrán ser citados a consulta, y si se necesitara  del seguimiento de pautas o aspectos a tener en cuenta. Los padres o tutores pueden tener sesiones de forma individual o en pareja.

Los problemas más frecuentes que se trabajan en infancia y adolescencia son:

  • Estado de ánimo: Inseguridad, baja autoestima, apatía, tristeza y depresión.
  • Miedos y fobias específicas.
  • Dificultad para dormir (terrores nocturnos).
  • Fobia social.
  • Enuresis.
  • Bullying (acoso escolar).
  • Fracaso escolar.
  • Ansiedad y estrés.
  • Trastornos de alimentación: bulimia, anorexia nerviosa, obesidad.
  • Desarrollo personal: motivación, seguridad, objetivos, metas, fuerza de voluntad.
  • Adicciones: tecnologías, tabaco, alcohol.
  • Entrenamiento en habilidades sociales: Comunicación asertiva, relaciones sociales, problemas en las relaciones o en interacción social, aislamiento.